Fin de año bien movido !

Fin de año bien movido !

Las últimas semanas para terminar el año de trabajo fueron bien movidas.  Desde fines de noviembre hasta el 5 de diciembre estuvimos reunidos los directores de LETRA Chile, LETRA Uruguay y LETRA Paraguay con el asesor de proyectos de traducción y alfabetización para darle un toque final al proyecto en conjunto con las LETRAS del Cono Sur.  Al término del encuentro, el domingo 6 de diciembre partimos rumbo a Arroyo Bandera, la comunidad aché más al norte del Paraguay para desarrollar la segunda jornada de alfabetización.

Salimos de Naranjal hacia Ypetimí, donde subieron tres maestros y tres “pasajeros” ache no previstos.  No pudimos llegar según lo planeado debido a fuertes lluvias desde Villarrica hasta Curuguaty. Sumado a esto, el trailer que llevábamos acoplado no resistió el camino de tierra y barro desde la comunidad de Ypetimí y colapsó un par de kms. antes de San Juan, donde comenzaba el asfalto.  Dejamos el trailer en casa del misionero Braulio, un obrero que trabaja en la zona.  Las provistas, bolsos y materiales tuvieron que ser trasladados a la camioneta, incomodando a las cuatro personas que viajaban en la carga.

En Curuguaty nos encontramos con Bjarne, Rosalba, y la comitiva de Puerto Barra.  Cerca de las 9 de la noche buscamos un hotel familiar donde dormir los 22 integrantes de la comitiva que íbamos en dos camionetas.  En cuatro cuartos pudimos ubicarnos todos.  De mañana seguimos viaje con tiempo despejado.

El lunes 7 luego del mediodía comenzamos la tarea: Rosalba con la culminación del año lectivo en las escuelas  aché hasta el martes al mediodía, Cristina con el taller de alfabetización hasta el jueves al mediodía, y yo en reunión con pastores aché de cuatro comunidades revisando las preguntas del asesor Bill Bivin.  Todo fue bien hasta el miércoles a la mañana.  Ese día me levanté con un fuerte malestar en el bajo vientre que me tuvo bastante descompuesto hasta la tarde.  Al mediodía volví con los pastores pero aún con molestias.  Quizás algún tereré (mate helado) con más bacterias de las que podía resistir el cansancio de esta altura del año.

Esa tarde mejoré bastante gracias a la ingestión de alimentos livianos y agua hervida.  Esa tarde terminé el estudio y el jueves partí rumbo a Asunción para unos trámites de fin de año.  Luego de unos 30 kms. de viaje, el chofer nos informa que el puente sobre el río Jejui está cortado debido a reparaciones, y que recién se abriría a las 4 de la tarde.  En ese preciso momento me saluda un aché en motocicleta: era Marciano, traductor bíblico y compositor que iba en viaje a Curuguaty.  Logramos pasas pro un costado del guinche que arrancaba las maderas y en moto seguimos viaje.  Al llegar pude abordar un bus hacia Asunción.

El viernes al mediodía subí al “Beato”, la única empresa que viaja directo hacia el Cruce Naranjal.

Por su parte, Cristina quedó en Arroyo hasta el jueves al mediodía.

Deja una respuesta